Conseguir un buen equipamiento para locales comerciales y negocios a pie de calle es fundamental para el desarrollo de la actividad comercial. El aspecto exterior e interior deben combinarse adecuadamente para ofrecer un resultado global positivo tanto para los clientes como para los propios empleados.

En este artículo nos centramos en cómo debe ser la primera imagen de un negocio para el público, es decir, la puerta principal. Existen muchos tipos diferentes de puertas para locales comerciales, por ello aquí repasamos cómo deberían ser para potenciar la imagen y funcionalidad de una empresa.

Estética

Ante todo, una puerta debe dar buena imagen del negocio en el que esté colocada. La tendencia predominante es que sean de cristal transparente y permitan así la visibilidad del interior. El cristal denota transparencia y favorece que los clientes confíen más en la empresa, además de que poder observar su interior desde la calle animará a entrar a potenciales clientes.

Seguridad

Además del componente estético, es imprescindible que las puertas sean seguras con el fin de facilitar la entrada y salida del establecimiento y evitar cualquier posible accidente. Perfilería anti-pánico, posibilidad de mantenerlas abiertas o cerradas de forma fija y sistemas que aseguren el cerramiento ante rachas o corrientes de aire son algunas de las características que nos ayudarán a disfrutar de un entorno más seguro.

Puertas correderas

Una de las principales opciones para equipar un local. Las puertas correderas de cristal garantizan una apertura y cierre rápido, además de la comodidad que aporta el sensor de movimiento al facilitar el paso y evitar cualquier posible accidente. No requieren de esfuerzos al abrirse automáticamente y añaden un salto de calidad a la estética de todo tipo de comercios.

Puertas batientes

Las puertas de cristal batientes son otra de las opciones más recurrentes para colocar en las entradas de locales comerciales. Son muy fáciles de instalar y su mecanismo funciona empujándolas o arrastrándolas. Están presentes en gran cantidad de comercios y consiguen un cerramiento óptimo al no permitir el paso de molestas corrientes de aire o rachas de viento. También suelen incluir mecanismos de apoyo al cierre para evitar portazos debido a un uso abundante.

¿Qué puertas colocarías en tu establecimiento?