Como empresas (ya seamos PYMES o una gran empresa en cuanto al tamaño) uno de nuestros verdaderos quebraderos de cabeza es la gestión de los recursos. Tener en cuenta multitud de enseres necesarios para el día a día de la oficina que nos ocupan muchísimo tiempo.

En este artículo trataremos sobre los cartuchos de tinta o tóner y su gestión a la hora de disponibilidad en la empresa.

Planificación de consumibles

Es fundamental contar con una planificación de consumibles que se ejecute como un reloj. A todos nos ha pasado tener que entregar un informe y no disponer justo en ese precios instante de tinta en la impresora; o querer imprimir una documentación importante para una reunión y justo quedarnos a medias por culpa de los cartuchos.

Esto debemos evitarlo en todo momento porque, en ciertas circunstancias, puede llegar a ser totalmente catastrófico.

Para evitar estas situaciones tan comprometidas, debemos planificar la compra de cartuchos o tóner de una forma razonable.

  • Estudiar nuestro sistema de impresión. En ocasiones un buen sistema de impresión puede hacernos ahorrar mucho dinero. Existen impresoras que tiene el precio de los cartuchos mucho más baratos que otro ¿has pensado en un cambio?
  • Otro aspecto para una buena planificación es tener en cuenta qué uso le damos a nuestra impresora o tóner. Calcular el gasto mensual puede favorecernos a la hora de calcular nuestras reservas de cartuchos de tinta.
  • Contar siempre con un stock moderado. A veces olvidamos todo lo ajeno y creemos que al contar con buen stock siempre estaremos cubiertos, pero ¿y si rompemos nuestra impresora? ¿y si cambiamos de oficina y nuestros cartuchos o tóners dejan de ser compatibles? Debemos tener en cuanta todos los factores externos que pueden hacernos tener cartuchos nuevos en desuso.
  • Si esto nos ha pasado o tenemos consumibles nuevos que ya no utilizamos, empresas como BCNRecicla! pueden comprarte tus cartuchos nuevos a mejor precio. Enviándoles la referencia y la cantidad de consumibles, te harán llegar una valoración para deshacerte de ellos y recuperar inversión.

Y tú ¿ya planificas la gestión de tus consumibles o sigues comprando cartuchos justo cuando te quedas sin ellos?