Desde el principio de los tiempos, los seres humanos han dedicado tiempo y esfuerzo en crear materiales que sean útiles y ofrezcan beneficios de los que carecen los materiales que nos brinda la naturaleza.

Cuando se empezó a utilizar materiales naturales con propiedades plásticas, como la goma de mascar o la laca, empezó la revolución del plástico. El siguiente paso que se dio, fue la modificación química de los materiales naturales como la nitrocelulosa, el colágeno, la gelalita o el conocido caucho. Toda esa investigación y desarrollo desembocó en la gran diversidad de materiales sintéticos que actualmente conocemos como plásticos, que empezaron a aparecer hace unos 100 años:

  • Lo que a día de hoy conocemos como celuloide fue uno de los primeros ejemplos. Inventado por Alexander Parkes en 1855, al principio fue llamado parkesina en honor a su nombre.
  • El PVC o policloruro de vinilo fue polimerizado entre 1838 y 1872.
  • En 1907 hubo un avance significativo y fundamental, ocurrió cuando el químico Leo Baekeland creo la baquelita, el primer plástico sintético que se fabricó en serie.

Desde que Baekeland hiciera su descubrimiento hasta la actualidad, se han creado y desarrollado infinidad de nuevos plásticos sintéticos. Todos ellos tienen propiedades útiles y beneficiosas para crear objetos de uso diario en casa, la oficina, el coche etc…

Como se fabrican

Como ya hemos explicado los plásticos son derivados de materiales naturales, como pueden ser el petróleo, la celulosa, el carbón, el gas natural… entre ellos el petróleo es el más importante.

Para fabricar el plástico hay que mezclar de miles de compuestos que deben procesarse antes de ser utilizados. El primer paso que se debe de dar para su producción es la destilación en una refinería, donde el petróleo crudo se separa en grupos de componentes más ligeros a los que se le denomina fracciones. Cada fracción está compuesta por una mezcla de cadenas de hidrocarburos (compuestos químicos de carbono e hidrogeno). La fracción nafta, es el compuesto más importante a la hora de crear el plástico.

En la fabricación hay que aplicar dos procesos fundamentales: la polimerización y la policondensación. En un reactor de polimerización se unen monómeros como el etileno y el propileno para crear largas cadenas de polímeros. Cada polímero es diferente y tiene sus propias propiedades como la estructura, dimensiones etc… en función del tipo de monómero básico que se haya utilizado.

Hay multitud de tipos diferentes de plástico, que se pueden agrupar en dos familias principales de polímeros:

  • Los termoplásticos: se vuelven moldeables con el calor y se endurecen con el frio.
  • Los termoestables: una vez moldeado no se vuelven a ablandar aunque los calientes.
    Ejemplos de termoplásticos:  Acrilonitrilo-butadieno-estireno (ABS), Policarbonato (PC), Polietileno (PE), Polietileno tereftalato (PET), Policloruro de vinilo (PVC), Polimetilmetacrilato (PMMA), Polipropileno (PP), Poliestireno (PS), Poliestireno expandido (EPS).

    Ejemplos de termoestables: Epóxido (EP), Fenol-formaldehído (PF), Poliuretano (PUR), Politetrafluoroetileno (PTFE), Resinas de poliéster insaturado (UP).

En Gester somos especialistas en la gestión de termoplasticos, si estas buscando maquinaria o cualquier tipo de información al respecto no dudes en contactar con ellos.