Hace poco leí una opinión en El País sobre la energía solar que me hizo reflexionar.

El contenido, que podéis leer en la sección de Cartas a la Directora, decía lo siguiente:

Es increíble cómo tan poco contenido puede decir tanto. Y qué razón tiene, pensé.

Tengo la sensación de que en España el equilibrio entre energías renovables y medio ambiente no acaba de despegar y no entiendo por qué. En el resto de países de Europa, las energías limpias forman parte prácticamente de la totalidad de las infraestructuras públicas y privadas.

Aquí, en cambio, aun hablamos de despegue o “salto”.

Solemos hablar de espacios verdes y zonas naturales. Galicia, Asturias, Extremadura… incluso, nos referimos a ciertas comunidades como el pulmón de España. Sin embargo, aun nos cuesta aceptar el reto de pasarnos a la energía verde.

El impulso a las energías renovables lleva ocho años estancada en España, según datos de la Asociación Nacional de Productores Fotovoltaicos.

El futuro sostenible del país comienza a ponerse en duda y ya podemos leer titulares diciendo que España ha dado la espalda al sol poniendo en peligro los objetivos previstos para 2020.

Con tantos lobbies energéticos haciendo cuentas económicas para seguir inflando sus bolsillos, es imposible pensar al 100% en los beneficios que las energías limpias puedan brindar a nuestro país.

Menos mal que existen ayudas para adaptar los edificios a la nueva era y dar el salto a las energías renovables. El autoconsumo fotovoltaico puede ser la solución en muchas empresas.

Si hay subvenciones, … ¿qué es lo que frena su implantación y desarrollo en España? ¿Cómo pueden las industrias dar el cambio a las energías renovables?

Para conocer cómo se encuentra el sector y responder a estas preguntas, he contactado con Javier Domínguez Clemente, (Director Técnico) de Cambio Energético, experto en instalaciones de energía solar y ahorro energético.

– Respuesta.

Efectivamente el lobby eléctrico, y la mala gestión del anterior sistema de primas a las renovables, frenaron en seco el crecimiento de la energía solar en España, pero de esto hace ya una década.

En la actualidad, la bajada de precios y el desarrollo de la tecnología han duplicado, en pocos años, la rentabilidad de las instalaciones fotovoltaicas y el sector está despegando con fuerza.

El autoconsumo fotovoltaico se ha convertido en los últimos años en el mejor aliado de empresas y particulares para reducir la factura eléctrica, con plazos de amortización muy interesantes, todo ello pese a la mala publicidad generada sobre el autoconsumo fotovoltaico con el denominado «impuesto al sol«, sobre el cual es necesario aclarar que solo se aplica en instalaciones de más de 10 Kw de potencia y que, en la actualidad, al no estar desarrollada la normativa no se está aplicando, y es previsible que se acabe derogando debido a las presiones de la UE.

Por otro lado, los objetivos de eficiencia energética marcados por la unión Europea están obligando a comunidades autónomas y al gobierno a destinar recursos para el ahorro energético, siendo una de las medidas estrellas de todos los planes y subvenciones la línea de energía solar fotovoltaica para el ahorro energético.

En este sentido, las perspectivas de despegue de la energía solar fotovoltaica han comenzado a ser el presente en nuestro país, eso sí, a la cola de países como Portugal, Francia, Alemania, Suiza, Inglaterra, Italia, que nos llevan la delantera en la implantación de energías limpias.

 

Gracias Javier.

Tendremos que seguir esperando un poco más para ver cómo España despega y da el salto a las energias renovables.  Al menos no perdemos las esperanzas sabiendo que hay empresas que apuestan cada día por ello.

¿Y tú? ¿Qué opinas de la evolución de las energías renovables?