Info Industrias

Novedades en el ámbito industrial

3 ventajas de las fachadas ventiladas

fachadas ventiladas, ventajas.

Las fachadas ventiladas son un sistema de construcción eficiente en el cual la capa expuesta o revestimiento protege el aislamiento térmico y la cámara de aire que están sujetas a la pared del edificio mediante un soporte.

Tanto si estás pensando en invertir en un inmueble ya terminado que posea una fachada ventilada como en instalar una en una reforma integral, no pases por alto estas 3 ventajas de las fachadas ventiladas que te ayudarán a tomar la mejor decisión.

#1 Revaloriza tu inversión

La modernidad que aportan las fachadas ventiladas a edificios y viviendas aumenta su valor, aspecto que no pasa desapercibido a los ingenieros a cargo de los diversos proyectos de vivienda en Valencia que se mantienen al día con las soluciones habitacionales que son tendencia en lo que a arquitectura sostenible se refiere.

Las características únicas de este novedoso sistema de construcción, junto con la gran variedad y belleza de acabados, facilita la elección a la hora de comprar y es un factor muy atractivo y positivo a la hora de vender. Por estas y otras razones, instalar o adquirir un inmueble con fachada ventilada es una inversión inteligente.

#2 Aislamiento perfecto

El aislamiento acústico que ofrecen las fachadas ventiladas son la solución perfecta para la contaminación sónica, la cual se ha convertido en un mal necesario en las grandes ciudades. El tráfico, las construcciones y el mantenimiento de las mismas pueden privarnos del necesario y merecido descanso en el hogar, así como de la concentración en el trabajo.

La cámara de aire que compone la fachada ventilada permite el flujo constante del aire, esto aísla por completo el interior de la vivienda o edificio del clima exterior. Este climatizador natural crea un efecto chimenea que regula la temperatura interna e impide que las condiciones climatológicas externas la afecten.

#3 Ahorro de recursos naturales y económicos

La implementación de este moderno sistema de ventilación supone un ahorro considerable en cuanto a gastos de mantenimiento. La mayoría de los materiales que se emplean en el revestimiento, como la cerámica, la pizarra natural o el ladrillo, son sumamente resistentes al sol y la lluvia, garantizando la durabilidad de las paredes y evitando las grietas.

Gracias a la capa aislante que compone las fachadas ventiladas, también representan un ahorro considerable en lo que a energía eléctrica se refiere puesto que incrementa la eficiencia térmica tanto en invierno como en verano, lo cual se traduce en un ahorro energético de hasta un 40% en comparación con los sistemas de construcción tradicionales.