Info Industrias

Novedades en el ámbito industrial

Almacén Automático: Funcionamiento, tipos y ventajas

Los Almacenes automáticos son eficientes, rápidos, flexibles y fiables. Proporcionan un mejor estocaje y una mejor distribución de mercancías, así como plazos de entrega especialmente cortos. Además, permiten un flujo de materiales impecable y óptimo.

Veamos como funcionan, que tipos de almacén automáticos existen y cuáles son sus ventajas.

¿Cómo funciona un almacén automático?

En los sistemas de almacén automático los procesos, como entradas en almacén, salidas del almacén o reubicaciones de mercancías, se realizan de forma autónoma. Esto libera a los operarios de trabajos físicos pesados y monótonos y se minimizan los errores. Para las empresas de la industria y el comercio, estos factores pueden convertirse en una ventaja competitiva decisiva.

Los 7 Tipos de almacenes automatizados

 

1. Almacén Multicolumna

Por multicolumna se entiende un sistema vertical con bandejas de traslación y varias columnas para el almacenamiento y la recogida a alta frecuencia de cargas ligeras. La organización de los productos dentro de las bandejas optimiza el uso del espacio en el almacén.

Las bandejas generalmente están diseñadas para poder dividirse y adaptarse a cualquier exigencia de conservación y desplazamiento y para facilitar el flujo de las mercancías en el almacén.

2. Almacén con Carruseles verticales

Los carruseles verticales son almacenes automáticos desarrollados verticalmente y basados en el concepto de “estantes giratorios “: el carrusel se compone de una serie de estantes que giran verticalmente dentro de la máquina en ambos sentidos, llevando la mercancía almacenada a la posición de recogida siguiendo el trayecto más breve.

Este tipo de almacén aprovecha al máximo el espacio vertical y garantiza un rápido acceso a los materiales almacenados. Esta estrategia reduce considerablemente el tiempo de desplazamiento necesario con los estantes de tipo tradicional.

Características técnicas

  • Carga útil máxima de los estantes: 150 – 750 kg
  • Carga útil máxima del sistema: 3.000 – 14.000 kg
  • Ancho máximo del carrusel: 2000 – 3420 mm
  • Profundidad: 1000 – 1720 mm

 

3. Almacén  con Carruseles horizontales

Los carruseles horizontales son muy similares a los verticales, salvo por el hecho de que están dispuestos horizontalmente, por lo que el eje de rotación no es vertical sino horizontal.

Este sistema está constituido por estantes giratorios que giran en ambos sentidos y entregan el material al operador siguiendo el recorrido más breve posible. A causa del desarrollo horizontal, la posición de recogida no siempre es óptima desde el punto de vista ergonómico.

Este tipo de sistema es una buena solución cuando hay limitaciones de altura, como por ejemplo un techo bajo.

4. Almacén Miniload

El Miniload es un almacén automático de altas prestaciones, con estructura de una o dos columnas, para el desplazamiento de cargas ligeras.

Este tipo de almacén está constituido por una serie de estantes paralelos entre sí y divididos por pasillos angostos, a lo largo de los cuales se desplazan las grúas del trasladador-elevador. Las unidades de carga se almacenan en las celdas presentes dentro de la estantería. Los miniload recuperan las unidades de carga y las llevan al área dedicada a la recogida, el embalaje y el envío.

5. Almacén Trasladador-Elevador

Los almacenes con trasladador-elevador son similares a los Miniload, pero a diferencia de éstos han sido diseñados para gestionar y almacenar palets y materiales generalmente pesados.

El sistema se compone de un bastidor móvil que se desplaza a lo largo de una columna vertical que a su vez se mueve horizontalmente por un pasillo delimitado por dos estantes. Este tipo de solución automatizada se utiliza en almacenes de altura superior a 12 metros.

 

6. Almacén Shuttle

Un sistema automatizado con shuttle está constituido por una serie de estanterías paralelas divididas por un pasillo angosto donde cada shuttle retira el material de las posiciones de almacenamiento y lo transporta al ascensor situado en un extremo del pasillo.

Una vez que los materiales llegan al ascensor, bajan hasta el punto de recogida. El proceso inverso se produce durante la fase de reabastecimiento.

Este tipo de sistema es altamente eficiente y ofrece una productividad muy elevada. Este sistema es fácil de instalar y fácilmente expansible, ya que es posible añadir estantes, shuttles y ascensores en lo sucesivo de acuerdo con las necesidades.

Generalmente se utiliza en sinergia con otros sistemas, como los Miniload, para aumentar la productividad total del almacén.

7. Almacén Vertical Buffer o Microload

Es un nuevo tipo de almacén automático para el almacenamiento y la recogida de pequeños componentes ligeros.

Este tipo de almacén consiste en un sistema de estanterías que mueve automáticamente las bandejas en su interior. La verdadera novedad respecto de los Vertical Lift Modules (VLM) es el puesto de recogida: los materiales se presentan al operador sobre un plano inclinado 20°, diseñado precisamente para garantizar la máxima ergonomía al operador.

  • El Vertical Buffer es particularmente adecuado para almacenar materiales con baja frecuencia de desplazamiento y para recoger pequeñas cantidades de materiales diferentes, con la posibilidad de recoger hasta 4 artículos diferentes en una sola operación. El procedimiento es realmente sencillo: mientras el operador recoge un artículo, la máquina prepara el segundo pedido; una vez efectuada la primera recogida, el módulo gira la bandeja 180° para poner la segunda bandeja a disposición para la recogida.

 

  • El Microload se puede definir como un VLM de última generación con la particularidad de tener un ascensor interno que gestiona no una sola bandeja a la vez sino 4 o 5 pequeñas bandejas. Si el operador debe preparar un pedido con 4 artículos diferentes, almacenados en 4 bandejas diferentes dentro del almacén, el VLM tradicional debe gestionar 4 operaciones de recogida diferentes, mientras que el Vertical Buffer tiene un ascensor interno que recoge las 4 bandejas y las lleva al puesto de recogida en una única operación. Esto garantiza, sin lugar a dudas, una mayor eficiencia de la instalación.

Principales ventajas de los almacenes automáticos

  • Reduce errores en la gestión de las órdenes.
  • El costo de operación generalmente es menor, siempre y cuando exista suficiente volumen.
  • La construcción no usa muros de concretos prefabricados, láminas de acero o muros convencionales, etc. y los mismos racks se usan para auto soportar el edificio. A cambio es necesario un cerramiento con lámina aislante.
  • Las inversiones se pueden pagar en el largo plazo (pueden amortizarse en plazos de mínimo diez años).
  • El uso de la altura es una ventaja, pues el terreno utilizado es menor que el usado para una instalación convencional, esto diluye el costo  del área empleada.
  • Los suelos tienen alta duración porque no son sometidos a tráfico.
  • Toda el área del silo es utilizada (no se desperdician espacios – por ejemplo – para el cargue de baterías).
  • Soporta muy bien operaciones de altos volúmenes de despachos.
  • Las bodegas automáticas generan ventajas enormes en relación con el daño de producto, pérdidas desconocidas o mermas y calidad en el manejo del producto, lo que incide positivamente en el nivel de servicio prestado a los clientes